BIENESTAR EMOCIONAL

El paso de los años muchas veces viene acompañado de cambios en el bienestar psicológico y emocional de las personas. La pérdida de la memoria y la atención, la disminución de la agilidad mental, la pérdida de autoestima, la depresión consecuencia del envejecimiento, el insomnio, los cambios en la sexualidad, entre otras cuestiones, afectan de forma integral la salud de nuestros adultos mayores.

Los inestabilidad emocional puede tener una infinitud de causas y suele manifestarse de diversas maneras. Muchas veces resulta difícil reconocer sus síntomas, ya que se confunden con dolencias físicas y corporales. Es importante no tomar estos síntomas como algo natural, normal de la etapa de envejecimiento y actuar frente a ellos para mitigar sus efectos.

Muchos adultos mayores reciben con frecuencia maltrato físico y psicológico recibido por su entorno familiar o las personas que los cuidan. Esto perjudica enormemente su bienestar emocional intensificando la sensación de malestar.

Depresión

La depresión tiene que ver con desórdenes emocionales, cuyos síntomas pueden ser falta de motivación, sentirse triste, angustiado, desesperanzado o simplemente cambios drásticos en el humor. Muchas realidades del adulto mayor inciden en la depresión, entre ellas llevar una vida menos activa profesionalmente, dejar de trabajar, la perdida de independencia y el deterioro corporal, la existencia de una enfermedad crónico-degenerativa; la perdida de seres queridos, el aislamiento y la soledad, un ingreso económico bajo.

Es importante no tomar esto como algo natural, y acudir al médico ante la aparición de estos síntomas. La depresión es un estado, no es una enfermedad que lo acompañará el resto de su vida. Profesionales en el tema como psicólogos y también su Médico de Cabecera sabrán ayudarlo para salir de este estado.

Si tiene algunos de estos síntomas, visite a su médico. La depresión tiene remedio, no se adapte a vivir así.

Insomnio

La dificultad para poder dormir puede estar causada por distintos factores, como la depresión, por cenar abundantemente, por falta de actividad física durante el día, por tener modificado los hábitos del sueño y dormir siestas largas, por efectos secundarios de los medicamentos, por situaciones de incomodidad, por padecer hambre y sed, por preocupaciones personales, por desequilibrios corporales como sufrir frío o calor al intentar dormir, etc.

Cuando esta situación se repite durante más de un mes, se denomina insomnio crónico, para lo cual deberá acudir un médico.

Evite dormir durante el día.

Realice ejercicio, para relajarse y lograr un cansancio que lo ayude a dormir.

Acuéstese y levántese todos los días en el mismo horario


Maltrato o violencia

La vulnerabilidad de la que sufren los adultos mayores y las necesidades de atención y cuidados que requieren por parte de sus familiares y cuidadores, puede derivar en situaciones de maltrato o violencia hacia su persona.

Pueden recibir agresiones por las personas que los atienden al realizar trámites o por su círculo más cercano, por lo que es importante concientizar a los adultos mayores en la necesidad de evitar estas situaciones de abuso.

El maltrato puede tomar diversas formas y no necesariamente tiene que ser físico, la violencia psicológica, emocional, sexual, el abuso de confianza en cuestiones económicas entre muchas otras también son formas de maltrato a la que hay que darle importancia.

Si fue víctima de alguna de las situaciones detalladas anteriormente, comuníquese con Pami Escucha para obtener contención y asesoramiento.



Envianos tu opinión sobre la información contenida en la página  

2017 PAMI - Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados