¿SABÍAS QUE LA PREVENCIÓN
ES FUNDAMENTAL PARA CUIDAR TU SALUD?

Diabetes

¿Sabías que uno de cada cinco adultos mayores sufre de diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica que impide al organismo utilizar los alimentos adecuadamente, debido a la ausencia total o parcial de insulina o a la dificultad para utilizarla. Sin insulina, el cuerpo no puede usar adecuadamente la glucosa, lo que genera múltiples trastornos en el organismo.

Diabetes tipo I y tipo II:

La diabetes tipo I suele ser hereditaria y suele presentarse cuando somos jóvenes o niños.

La diabetes tipo 2 es más común en personas mayores y está asociada a hábitos de vida poco saludables. Para combatirla, es esencial una buena alimentación, ejercicio físico regular y el control médico adecuado.
Algunas personas con diabetes tipo II no necesitan medicamento si bajan de peso y se vuelven más activas. Cuando alcanzan su peso ideal, la insulina de su propio cuerpo y una dieta saludable pueden controlar su nivel de azúcar en la sangre.

Recordá: 30 minutos diarios de ejercicio reducen en un 40 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes tipo II

Algunos síntomas de la diabetes:

Si tenés alguno de estos síntomas no dudes en consultar a tu médico de forma inmediata. La detección a tiempo puede salvar y mejorar tu calidad de vida.

La diabetes puede tratarse con control médico y hábitos saludables. Es importante que visites periódicamente a tu médico, que te indicará el tratamiento adecuado. Tu médico va a ser quien indique si es necesario incorporar medicamentos para controlar la diabetes.
También es fundamental que hagas una dieta sana y equilibrada, realices actividad física en forma regular, que no fumes y que te controles el nivel de azúcar en sangre, la presión arterial y los niveles de colesterol.

La diabetes es una enfermedad que, correctamente controlada, permite llevar una vida completamente normal. Es importante adoptar hábitos saludables como ejercicio físico regular, dejar de fumar y evitar el sobrepeso. También es vital consultar regularmente con el médico para que indique si es necesaria medicación.

Si tenés diabetes es importante que le des especial cuidado a tus pies. Muchas veces las personas con diabetes tienen disminuida la sensibilidad y por eso es frecuente que no noten lastimaduras en los pies. Como además la diabetes dificulta la correcta cicatrización, es importante revisar los pies todos los días.
Por eso, no subestimes lesiones o heridas y no te automediques con pomadas o antibióticos.
No andes descalzo. El calzado debe ser suave, cómodo y que no apriete tus pies.
Lavá tus pies todos los días con agua tibia y jabón neutro, y secalos con paños suaves.